¿Eres de las personas afortunadas que puede usar camisetas a diario? Entonces te darás cuenta de la cantidad de prendas que se acumulan al final de la semana sobre la tabla de planchar. En lavanderías autoservicio Lavalux te ofrecemos algunos consejos de planchado de ropa para que el acabado sea perfecto, para cuando no es posible doblar y guardar en el armario directamente. Tras leer este artículo, sabrás exactamente cómo debes planchar una camiseta para conseguir un resultado espectacular.

  • Lo primero es mirar las etiquetas de las prendas porque contienen toda la información de planchado que necesitas saber acerca delos cuidados de tu ropa. Verifica que la prenda pueda plancharse. Solo tienes que fijarte en el símbolo de planchado: se trata de una plancha con/sin puntos.
  • La etiqueta también te dirá el tipo de tejido en el que se ha confeccionado la prenda. Esto influye tanto en el tipo de tratamiento de lavado como en el planchado de ropa. Te indicará las recomendaciones del fabricante respecto a la temperatura a la que debes planchar. Por ejemplo:
      • Camisetas de algodón o lino: máximo 200°.
      • Camisetas deportivas sintéticas como poliéster, mezclas y lanas: máximo 150°.
      • Camisetas de seda natural, rayón, acetato acrílico: máximo 110°.
  • Doblar: sirviéndote del calor residual que aún conserva tu tabla de planchar, puedes doblar la prenda estirando y aplanando los pliegues, consiguiendo un resultado impecable.

Pero si, además de estos trucos para planchar quieres más facilidades, te recomendamos que laves tus camisetas y camisas en nuestra lavandería autoservicio Lavalux más cercana. Porque en cuatro sencillos pasos puedes tener lista toda tu colada con un resultado profesional que pasa por espacio suficiente en el tambor de las lavadoras, lo que reduce las arrugas en la ropa mojada. Además contamos con las secadoras más modernas del mercado, que eliminan cualquier rastro de humedad. De este modo, la mayor parte de las prendas no necesiten ser planchadas.

 

Cómo planchar una camiseta en 3 pasos

  1. Comenzar por el cuerpo de la camiseta. Solo tienes que estirarlo sobre la tabla de planchar y deslizar tu plancha. Si quieres darle un valor extra, cerciórate de que los hombros estén bien marcados. Solo tienes que seguir la costura de la camiseta, en el caso de las clásicas. En caso de que la costura no se encuentre en la mitad del hombro porque también ejerce de elemento estilístico o no tiene costura en el hombro,ayúdate de la tabla de planchar y cambia la posición de la prenda para respetar el sentido del diseño. De esta manera, tu camiseta lucirá como el día que la estrenaste.
  2. Dedícale unos segundos al cuello y te devolverá el favor haciendo que tu camiseta te siente mucho mejor. No importa si el cuello de tu camiseta es a la caja o tiene escote, son modelos distintos que cumplen una misma función: favorecer a la cara.
  3. Por último, solo tienes que planchar las mangas. Alinea sobre la tabla de planchar el lateral de la manga con la postura del hombro y desliza la plancha por ella.

A veces, especialmente cuando nuestras camisetas están muy usadas, aparecen ciertas manchas de sudor en la zona de las axilas. Entre los trucos de planchado de tus camisetas te recomendamos que evites deslizar la plancha por esa zona si no es estrictamente necesario. Es decir, siempre y cuando no se note mucho para que no suponga dejar a la prenda con apariencia de mal planchada que de una imagen de ti de desaliñad@. Con ello, evitarás fijar más la mancha del sudor y los desodorantes, que se acentúa con la impresión de calor sobre la prenda.

 

Cómo planchar una camisa: fácil y rápido

Tener claros los pasos de una buena técnica para planchar camisas te hará tener mejores resultados en tus acabados. Gracias a esto reducirás el tiempo delante de la tabla de planchar, una de las rutinas domésticas más tediosas.

  1. Empieza por el cuello.
  2. Sigue por la parte alta de la espalda.
  3. Continúa por la parte superior delantera y desplaza la plancha hacia la costura inferior. Sírvete del acabado en punta de la plancha para acceder a zonas difíciles como el tejido entre botones.
  4. Gira la camisa sobre la tabla de planchar y continúa por la parte baja de la espalda y costuras laterales.
  5. Por último, las mangas. Alinea las mangas con las costuras laterales y las de los hombros. Y dedica especial cuidado a los puños.

 

Sin duda, siguiendo estas indicaciones reducirás considerablemente los tiempos de planchado. Planchar una camiseta a partir de ahora será más fácil y tu acabado será mucho más profesional. ¡Pruebalos!