Cuando se trata de ahorro, el consumo de energía es lo primero que se nos viene a la mente, por lo que seguro eres de los que pone la temperatura de la lavadora a unos 30º, pero sin duda, no te has fijado en que, si quieres desinfectar bien tus prendas tienes que subir un poco la temperatura, ya que el lavado normal, con agua fría, no elimina las bacterias que puedan estar en tu ropa debido al polvo, sudor, entre otras cosas, aunque no las puedas notar a simple vista…

Según el tipo de prenda que vayas a lavar es recomendable una temperatura en específico, por ejemplo, si vas a colocar prendas oscuras o con colores fuertes, te recomendamos que coloques una temperatura máxima 30º, ya que, de lo contrario, podrían perder el color. En cambio, si vas a lavar colores claros, puedes poner temperaturas más altas.

Temperaturas según el tipo de prenda:

Toallas y sábanas

Estas prendas son las principales con las que debes tener mucho cuidado al lavarlas, no por la temperatura, ya que pueden lavarse a más de 60º, sino por la acumulación de bacterias, parásitos e, incluso, moho. Recuerda que el frío no puede ayudarte a erradicar ese problema, pero sí las temperaturas más altas. En la etiqueta debe decirlo, así que léela bien y sigue las instrucciones de lavado.

Ropa de lana

Seguro que te ha pasado que has metido algo de lana en la secadora y terminaste con una “mini prenda”, ¡se te ha encogido! Vaya, lío… Seguro aprendiste la lección, pero, antes que te suceda lo mismo en la lavadora, deberás tomar en cuenta que las temperaturas altas pueden tener el mismo efecto con este tipo de material.

Ropa blanca

Es fundamental que para este color le hagas un lavado a fondo, ya que, en el blanco todo se nota y, quizá no al momento, pero sí con el tiempo… notarás que se ve más amarillento. Para el lavado de este color te recomendamos temperaturas más altas, no olvides que depende del tipo de tela y las recomendaciones del fabricante.

Ropa de bebés

Es súper importante que cuando compres una prenda para tu bebé la laves muy bien ya que no sabes por dónde ha pasado ni las bacterias que pueda contener. ¿Qué te recomendamos? Pues, que la laves con agua caliente, aunque igual deberás ver la etiqueta para que no se te dañe. Si no es el primer lavado de la prenda, puedes usar varios métodos dependiendo de la suciedad que tenga, como hacer remojo y/o pre lavado.

Colores oscuros y fuertes

Para evitar el desgaste de los colores o que se destiñan a la primera lavada, te recomendamos lavar con agua fría o tibia. No uses temperaturas más elevadas de 30º para este tipo de prendas.

Lo más importante es que siempre veas las indicaciones del fabricante que se incluyen en las etiquetas, ya que así podrás hacer que tus prendas estén como nuevas por mucho más tiempo.