Con la llegada de la temporada fría, toca sacar la ropa de cama más calentita y ponerla a punto para pasar las noches sin pasar frío. Además, son un accesorio imprescindible en el sofá. ¿Quieres saber cómo lavar mantas y edredones? Te lo contamos.

Muchas personas prefieren poner a punto mantas, edredones y sábanas de invierno en primavera, para guardarlas limpias en el armario. En cambio, muchas otras, prefieren hacerlo justo antes de echarlas en la cama.

Aunque cada uno tiene rutinas diferentes, lo ideal es lavar la ropa antes de guardarla. Anteriormente, os comentábamos algunos trucos para guardar la ropa en los cambios de estación, recordando la importancia de lavar antes la ropa. Es un paso muy importante, ya que evitará que las posibles manchas que hayan quedado y no detectemos, se hagan resistentes y ya no seamos capaces de quitarlas en lavados posteriores. Además, evitaremos guardar las prendas sin ningún tipo de residuo del último día que las hemos usado. Por su parte, las prendas blancas, sobre todo, amarillean con el tiempo si las guardamos sin lavar.

En el caso de la ropa de cama, las Lavanderías Autoservicio Lavalux son una gran oportunidad para proceder a su lavado. Sin duda, ahorraremos tiempo y dinero, además de que obtendremos un lavado de calidad. Debido a la reducida capacidad de las lavadoras y secadoras domésticas, realizar esta tarea en casa puede resultar un quebradero de cabeza. En cambio, en nuestras lavanderías autoservicio podrás hacerlo de una manera sencilla y rápida.

Revisa las etiquetas antes de lavar mantas y edredones

Lo primero que debes hacer es revisar la etiqueta de las ropa de cama que vas a lavar, ya que cada material tiene unas características diferentes y necesitarán un lavado específico.

También debemos atender al tamaño de la manta, ya que puede ser un impedimento para meterla en la lavadora.

 

Utiliza un programa delicado y agua fría

Al momento de lavar mantas en la lavadora, siempre usa agua fría y elige el programa de lavado más delicado. Debemos tener en cuenta que las lavadoras, para realizar correctamente su función y lograr dejar las cosas limpias, deben ser “duras” con la ropa. En este sentido, la desventaja de esto es que el centrifugado, el batido y la agitación pueden estirar y deformar la manta y hacer que salga con un peor aspecto que antes. Del mismo modo, el agua caliente puede encoger los hilos y hacer que se corra el tinte. Debes tenerlo en cuenta y proteger tu manta de los daños, atendiendo bien a las indicaciones de lavado.

 

Secado de las mantas y edredones

Para secarla, lo mejor es tenderla al aire libre, aunque sabemos que no es posible en todos los hogares y, además, el tiempo tiene que acompañar. Con todo,  algunas mantas, como las polares, se pueden meter en la secadora, pero siempre debemos utilizar bajas temperaturas para evitar sorpresas. Las temperaturas más altas podrían encoger la manta o quemar los materiales sintéticos como el poliéster. Si vas a secar una manta de lana o plumón, usa el secado en tambor. Además, deberás asegurarte de que la manta o edredón

estén distribuidos uniformemente en la secadora. Deja que estén libres en el tambor y trata de no amontonar.

Las lavadoras y secadoras profesionales que encontrarás en Lavanderías Autoservicio Lavalux son de gran calidad y cuentan con la última tecnología. Aportarán a tus mantas y edredones una sensación de limpieza excepcional.