Una de las grandes dudas del mundo de la colada es la de lavar las zapatillas en la lavadora o no. Cuando las vemos sucias, sobre todo las de los más pequeños, lo primero que se nos pasa por la cabeza es meterlas en la lavadora y olvidarnos. Lo cierto es que este impulso puede ahorrarte tiempo, sí, pero estarás acortando la vida útil del calzado.

¿Sabes por qué? El mayor problema de lavar las zapatillas en la lavadora no es sólo el daño que puedan sufrir durante el centrifugado, sino que corremos el riesgo de que acaben por desteñir. Además, otro problema del lavado a máquina es el uso del agua caliente. Las altas temperaturas en el lavado tiende a estropear las fibras, o el deterioro del tejido. ¡Y no sólo eso! Si las zapatillas son blancas, pasarán de un blanco reluciente a un tono amarillento si no usamos un detergente delicado.

 

¿Zapatillas en la lavadora?

Hoy en día, las zapatillas blancas están muy de moda y aportan a nuestros looks un toque de estilo inigualable. Son como los cuellos de camisa: un elemento imprescindible para nuestro vestuario pero que, sin embargo, cuesta mantener limpio. Aunque estés tentado de lavarlas en la lavadora… ¡Resístete! Muchas zapatillas blancas tienen detalles de color en la etiqueta o la lengüeta, así que con el lavado pueden teñirse de ese color.

En el caso de las zapatillas de color, la regla sirve igualmente. Deberás prestar atención a todos los materiales con los que está fabricada la zapatilla, para así aplicar el tipo de cuidado específico.

Respecto a los materiales, la piel suele aguantar más fácilmente las manchas. La lona, en cambio, es un material más sensible por lo que debemos eliminar las manchas lo antes posible. De esta manera, conseguiremos que las manchas no penetren en las fibras textiles, evitando así que se conviertan en algo permanente. Si por el contrario, tus zapas son de ante o nobuk, cuidado, son materiales delicados y deberás usar un producto específico.

En este último caso, existen impermeabilizantes en formato spray que protegerá la zapatilla contra las manchas.

 

¿Cómo lavo mis zapatillas?

Los sneakers ya son parte de nuestro fondo de armario y nos acompañan allá donde vayamos, sí. Pero, con el paso del tiempo y uso, su aspecto no es igual que desde la primera vez que las sacamos de la caja. Si quieres mantener su aspecto durante más tiempo, la solución es cuidarlas y mimarlas, lavándolas con todo el cariño del mundo.

Para lavarlas a mano, según especialistas, lo mejor es utilizar agua tibia y jabón, utilizando un paño, una esponja o incluso un cepillo suave. Para las zonas más difíciles, usaremos un cepillo pequeño para quitar la suciedad más difícil.

Lo ideal es evitar la lavadora, pero si aún así esas manchas se te resisten, podrás optar por lavarlas a máquina. ¡Pero con precaución! Te contamos cómo hacerlo:

  1. Quita los cordones y lávalos por separado, sobre una superficie plana aplicando agua y jabón con un cepillo suave.
  2. Prepara tus zapatillas para la lavadora. Los cordones, plantillas y otras piezas es necesario que las retires antes de meterlas en la lavadora.
  3. No laves a más de 30º, no todos los tejidos con los que está hecha la zapatilla responden igual a la temperatura.
  4. Cuidado con el centrifugado, elige un programa a bajas revoluciones.
  5. Para secarlas, déjalas al aire, nada de secadora.