Lavalux, tu colada lista en 4 pasos
LAVALUX
LAVANDERÍA AUTOSERVICIO
ABRIMOS EN POIO Y A CORUÑA
ENCUENTRA TU LAVALUX
FRANQUICIATE!
Lavanderia Autoservicio Lavalux
Únete a un negocio rentable y en auge.
Solicitar Información Franquicia
Solicita información para montar tu propia Lavandería Autoservicio

AHORRO

En lavandería autoservicio lavalux ahorrarás en la factura de la luz, molestias, tiempo, detergentes y otros productos de limpieza

CALIDAD

Las lavadoras y secadoras profesionales que encontrarás en lavandería autoservicio lavalux son de gran calidad y cuentan con la última tecnología. Aportarán a tu ropa una sensación de limpieza jamás obtenida en un lavadora doméstica.

COMODIDAD

Nuestras lavanderías lavalux cuentan con una zona de espera con una gran mesa de doblado, cestas y bolsas para la ropa, máquinas de cambio, hilo musical, wifi, prensa y revistas…
Carlos, estudiante

«Me gusta cocinar y hasta puedo fregar, pero lo de lavar la ropa, tenderla, plancharla… es algo que detesto. Aquí, solo tengo que traerla, me enchufo los cascos, cojo un libro y en una horita, me la llevo de vuelta, limpia, doblada y para el armario de vuelta. Más sencillo, ¿no? «

Maite, administrativa y madre

«Al principio creía que lo de llevar la ropa hasta una lavandería, esperar y volver a llevarla a casa era muy molesto, caro y demasiado complicado; pero lo probé un día y me di cuenta de que no sólo acabo antes, sino que tengo toda la colada de la semana lavada y seca de una vez, sin ocupar espacio en casa y mientras hago la compra; y además, me sale más barato»

Marisa, ama de casa

«Empecé usando la lavandería autoservicio sólo para lavar los edredones y mantas porque me salía mucho más barato que en la tintorería, pero ahora traigo toda la colada de la semana. No sé qué le echan aquí, pero en mi casa la ropa no queda tan suave y esponjosa»

Miguel, empresario

«Antes utilizaba una tintorería para lavar los monos de trabajo, pero la verdad, aquí acabo antes, el resultado está genial y me ahorro un dinerillo. «

Ana, abogada

«En casa trabajamos los dos y entre unas cosas y otras, la ropa para lavar siempre se acumula y es un engorro y más, si llegas agotada. Antes de ir a la oficina, me llevo un bolsón de ella, la dejo a lavar y cuando bajo a tomar el café la seco, la guardo en el coche y listo. Un problema menos»